22/11/11

La determinación de CPK como demostración del sufrimiento del toro durante la lidia

Entre los muchos estudios que demuestran el sufrimiento de toro en la lidia y su no adaptación a la misma, hechos públicos por la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia, figuran las determinaciones realizadas en toros muertos en el ruedo de una enzima que recibe el nombre de creatinfosfoquinasa (CPK).

La elevación de CPK y de otros parámetros bioquímicos relacionados con la fatiga muscular y el estrés en toros lidiados y muertos en el ruedo, ha sido descrita en diversos estudios científicos:

"Adaptaciones fisiológicas a la lidia en el toro bravo. Parámetros plasmáticos y musculares".

"Influencia de diferentes situaciones de estrés en la actividad enzimática muscular en el bovino de lidia".

"Correlación entre el pH sanguíneo de reses de lidia y diversos parámetros hemáticos".

"Lesiones musculares en toro bravo"

En estos estudios queda en evidencia que el gran esfuerzo físico que se le exige al toro durante la lidia, las lesiones provocadas por las puyas, las banderillas y el estoque, además del estrés, provocan graves lesiones en sus músculos como son: alteraciones mitocondriales, alteración de fibras musculares, procesos de necrosis, rotura de fibras, vacuolización del sarcoplasma, alteraciones del tejido conectivo y fibrosis peri y endosomial.

La CPK en algunos de los estudios realizados sobre toros lidiados se eleva hasta 1582, cuando su valor fisiológico es de 532, pero, en los más recientes, año 2010, se han encontrados valores por encima de 4000, especialmente en toros lidiados en toros plazas de segunda y tercera categoría que no tienen un descanso previo antes de su salida al ruedo.

He querido recordar esto, porque recientemente aparecía en un medio de prensa, un artículo relacionado con la determinación de esta enzima muscular en sangre como método de predecir cuando un futbolista corre el riesgo de sufrir una grave lesión muscular. Se dice en este estudio médico que un valor de CPK por encima de 400 (valor normal en la especie humana) es suficiente para determinar que estos deportistas deben descansar.

Una vez más, la ciencia demuestra el terrible sufrimiento que estos animales tienen que soportar en el ruedo antes de morir.

Y para los que piensen que el entrenamiento de estos animales previo a su salida al ruedo, mejoraría su estado físico y que se adaptarían a la lidia, aquí está la demostración de que no es que mejorara, sino que todavía la empeora.

"Aproximación al entrenamiento sobre los gases sanguíneos, el comportamiento y la caída durante la lidia"




2 comentarios:

Medusa Eléctrica dijo...

pobrecitos..se me rompe el alma.
Haces una labor maravillosa informandonos correctamente, que hay muucha manipulación por ahí.

José Enrique dijo...

Sí, la hay, pero bueno, la estrategia es argumentar correctamente. La ciencia nos da la razón.