15/1/11

POEMA

Del Blog "El espejo roto de Alicia".
 
(LA MUERTE VIOLENTA ES NEGRO NOCHE)


Muerte que te veo muerte
con tu traje de luces engalanada,
muerte que te veo muerte
con el capote ocultando la espada.
Donde luce azul y oro
sangre negra y oscura noche,
en tus cuencas vacías,
se asoma tu abismo sin retorno.
Ningún humano viere
muerte así de oro vestida,
ni tanta sangre y tanta saña,
tanto dolor,
ni tanta carne desgarrada.
Porque tú, humano, morirás en la cama,
tu mano sostenida en la de quién te ama,
viendo en sus ojos lágrimas
antes de perderte en tu nada.
Yo, me ahogaré en mi sangre
sintiendo vuestra música,
y en la plaza griterío y risas
caído en la arena
con una espada atravesada.
Muerte que te veo muerte,
con tu traje de luces engalanada,
resplandeces de azul y oro,
mientras voy dejando tras de mi,
mi sangre y mi vómito en la arena,
por la que dos mulas me arrastran.
Muerte que te veo muerte
de oro y luces engalanada
sintiendo como me cortan las orejas
en tanto que veo tu podredumbre agusanada
que aunque cubierta de un traje de luces
es inútil, cruel, violencia humana.
Así muero yo todos los días
en alguna plaza,
muerte que te veo muerte
de luces engalanada.
                                 

8 comentarios:

Alicia Redel dijo...

Gracias, José Enrique, para mi es un honor la hospitalidad que me has dado en tu blog.

clariana dijo...

Es un poema muy triste y precioso a la vez, que refleja toda la realidad de este noble e inocente animal, muere en la más cruda y profunda soledad, sin intimidad de ningún tipo, sin un respiro para poder acabar de agonizar y con la pérfida acción de cortarle las orejas y/o el rabo en este trance de espera de la muerte.
Felicito a su autora Alícia por enfatizar en este poema lo que desgraciadamente tantos no ven: la agonía del toro. Saludos a los dos.

Mabel G. dijo...

Alicia ! ¡qué fuerte ! ¡qué hermosamente fuerte, triste y real es tu poema, amiga! Te felicito de corazón y ojalá llegue al corazón de algún taurino.
...........
José Enrique, ves por qué NUNCA podría fumar la pipa de la paz con un ser que se regocija de la tortura y muerte de un pobre animal inocente! Ni siquiera podría tenerlo cerca mío.
A ese tipo de gente nunca los reconoceré como de mi misma condición humana (ni siquiera como de condición animal... ya que éstos son nobles).
GRACIAS ALICIA Y SIGUE ESCRIBIENDO por favor!

José Enrique dijo...

Yo no puedo, y lo más importante, no debo dividir el mundo entre los que defienden las corridas de toros, y sus detractores, porque eso me llevaría a asemejarme a aquellos que por ejemplo desprecian a los omnívoros, desde su condición de sus veganos, postulando que están por encima de los demás a nivel humano, al haber conseguido llegar a éso, que no es más que una decisión individual con respecto al modo de alimentarse. Son pocos, afortunadamente, pero los hay. Si yo siguiera tus principios, el de alejarme de los taurinos y considerarlos diferentes a mi en su condición de especie, podría llegar a repudiar a mucha gente, que pese a gustarles la lidia, son excelentes seres humanos. Ninguno de los que conozco se regozijan con la muerte del toro, pero encuentran algo en esta manifestación de maltrato animal, que tú y yo somos incapaces de comprender y de captar. Es evidente que los hay que son "gentuza", pero también la hay en otros sectores de la sociedad que a nadie hará falta explicar que es muy diversa en cuanto a ideologías, costumbres, culturas, etc. Los hay incluso que se olvidan de su especie en busca de algo que no encuentran en sus semejantes para irlo a buscar en otros animales. Afortunadamente son pocos, pero loa hay.
Saludos.

La Araña Peluda dijo...

Pues ayer estuve viendo la película de Manolete del 2007 y verdaderamente llegué a la conclusión de que hay un afán de sangre y tragedia, refundida en una especie de neurosis sexual reprimida, en eso de los toros. Su 'desencanto' actual radica en que su show ha ido derivando en que sólo una de las partes saldrá malparada del ruedo. Y la neurosis sexual rerpimida ya no forma parte de la leyenda, sino de las portadas del Hola. La falta de casta y la falta de decesos laborales, junto a la progresiva vulgarización de la neurosis sexual, va a acabar con su circo.

La Araña Peluda dijo...

No me parece mal que reconozcamos que puede haber personas bondadosas dentro de las plazas de toros. Ok. A mi me consta que es así. Lo que me parece increible es el empecinamiento en continuar negando que su "afición" y su "tradición" es una tortura abyecta y una ejecución pública expuesta a los ojos de todo el mundo. Si insisten en negar cosas tan evidentes acabaré pensando que, más que buenas personas, son tontos.

José Enrique dijo...

Que peli más buena debe ser, Araña. No, lo que quería decir es que dentro de los aficionados a la lidia, yo por lo menos, me abstengo de calificarlos como se hace muchas veces en nuestro movimiento. Con los que tengo serías dudas es con los profesionales que llevan a cabo la tortura, con todos. Me parece a mi que algún problema deben tener, como éstos:

http://www.facebook.com/album.php?aid=25673&id=125510164176674&fbid=138476826213341

Mabel G. dijo...

¡yo divido! yo aparto de mi vida a los taurinos, yo lucho por los animales y lucharé hasta el último día de mi vida.
No puedo tratar de quedar bien con un taurino, no puedo tratar de filosofar con ellos, no puedo escuchar sus estúpidos comentarios hablando de CULTURA, TRADICION, FIESTA, ARTE.. DEPORTE, mientras su "arte" "cultura"... y toda esa perorata sin sentido significa martirizar a un pobre inocente animal. Si aceptara una sola palabra de ellos, un sólo comentario "filosófico" me convertiría entonces en un guiñol tratando de no ofender "sensibilidades" ¡LAS QUE NO TIENEN !
Lo siento José Enrique, por ese aro no paso (mi lucha es total y sin reparos)