23/12/10

Confesiones de un taurino

 

  En los últimos días he mantenido un intenso debate con un aficionado a la tauromaquia. Todo empezó a través de unos comentarios que fueron recogidos en mi otro blog, y  ha continuado con algunos correos electrónicos que hemos intercambiado. Lo que comenzó por su parte con un rosario de insultos y descalificaciones, se ha transformado en un interesante intercambio de opiniones. El porqué la discusión ha tenido un cambio radical, con un amable intercambio de puntos de vista sobre lo que es para cada uno el mundo del toro, y de lo que es la lidia como máxima expresión en forma de tortura a un cavicornio, es lo de menos.

  Ya he comentado en algunas ocasiones, que aprendo mucho de los que están en el bando contrario, de los taurinos; unos te aportan más, otros menos, pero siempre hay algún apunte útil para utilizar a favor de nuestra causa.

  A través de la sinceridad de este aficionado, se destapa lo que hay detrás de una corrida de toros. Para él, que reconoce lo que es obvio, la lidia provoca una serie de sensaciones que son las que le hacen defender lo que no tiene defensa posible: la justificación de una manifestación cruel y cruenta para la obtención de una vivencia que califica como espiritual.

  Afortunadamente no ha caído en el uso de los tópicos que todos estamos acostumbrados a oír, y se ha centrado en aportar su visión de lo que es un toro, de lo que es torero, de lo que es un encaste, y de lo que es el comportamiento de un animal ante situaciones límite como son la lidia o la defensa de su territorio. No ha sacado a colación en su argumentación la manera de alimentarnos, la humanización de los animales, el especismo o el antiespecismo,  lo doméstico o lo salvaje. Afortunadamente no ha metido a las langostas en la cazuela, o las almejas vivas rociadas con gotas de limón en la boca de nadie; no me ha hablado del sufrimiento de los animales en los mataderos, y nada ha comentado de las granjas y explotaciones en que los seres vivos sufren en condiciones deprorables, y reprobables.

  Éstas son algunas de las frases que ha plasmado en sus escritos:

  "Al toro se le maltrata, es una obviedad tan grande, que no ha lugar ese debate, al menos no conmigo".

  "Jamás aseveraré que al toro no se le tortura ¿cómo lo iba a sustentar? Al toro lo criamos como a un Rey, y lo matamos como a un tirano..."

  "¿Sabes? muchas veces me he replanteado si el placer que me produce una buena tanda de muletazos, sí esos bajando la mano y llevando al toro muy largo, un toro fiero, encastado y de los que a mí siempre me gustaron, los Santacolomas Saltillo... merecen tanta sangre como la que hay que tragar...  la respuesta no hace falta que te la diga, de sobra la conoces...

  "La integridad no es un adjetivo que brille en la tauromaquia, desgraciadamente".

  "Tu artículo de Gara, aunque superficial por la poca extensión, está muy bien planteado. En algunos pasajes, parece que lo escribió un buen aficionado, un aficionado “torista”, entre los que me encuentro..."

  "La tauromaquia, creo yo, no necesita de vuestro movimiento para perecer. Caerá por sí sola sin dudarlo. Ahora, sinceramente, lo que está recibiendo es aire. Le estáis dando un soplo de vida a un muerto que estaba agonizante, esa es mi opinión"

  "Éticamente es insostenible en los tiempos que corren, pero amigo, hay demasiada magia, demasiado duende, demasiados sonidos negros que decía Lorca... estamos tan apegados a esto..."

  "Ver a un torero de los de verdad, los que dan ventaja al toro y se la juegan... joder!! Y ver a un toro de Santacolama duro, recio, encastado y rebosante de bravura... es lo único digno que hay en una corrida... ese animal... los he visto morir atravesados por el estoque y buscando al matador con la única intención de matar... "

  "Un toro encastado, un toro bravo, no cede ante ningún tipo de castigo... y combate con dureza hasta morir... Para mí no es una cuestión de defensa, si no de dominio"

  ..."pero claro, es cierto 100% lo que tú dices, ni el toro y mucho menos el seudo toro, están seleccionados para semejante castigo... la lidia debería modificarse sí o sí... pero hay demasiados intereses"

  "¿Iban los toreritos del Hola a matar una corrida de verdad y con la verdad en los pitones? Ja! Y la “fiesta”, ese nombre me chirría en los oídos, está acabada, por representar un teatro casi ficticio... es puro paripé, casi siempre... porque la entidad, el Dios Tauro, ya no viene a las corridas... ya no quedan toreros con verdad, no hay nada más que trucos y engaños... esto es una farsa tremenda la mayoría de las veces, y los más “antitaurinos”, ahora mismo somos los taurinos del toro".

  "¿Quién, siendo una persona de bien quiere y tiene la necesidad de ver a un animal manso, que se duele, que huye y se aterroriza, ser masacrado vilmente por una panda de sinvergüenzas abusadores?

  "Al toro de lidia le afecta mucho el tiempo, la meteorología, con tormentas se vuelven muy agresivos, se cornean entre ellos hasta matarse...
Orgullo es una palabra humana, pero los toros, parece que sienten orgullo de saberse tan potentes... Dominantes, son animales muy muy dominantes... unos más nobles que otros, algunos miran con fijeza, se "engalanan"... y ya sabes que ni un paso más... Otros te dejan que te confíes, son más traicioneros, esos no dejan que te escapes"


  "Llevo años estudiando el comportamiento del toro bravo, del TORO bravo y, de verdad puedo asegurar, que un toro bravo bien lidiado en los tercios de castigo, varas y banderillas, sí puede aguantar la lidia, hablo de no taladrarle con la puya, hablo de sujetar sin percutir, y picar en lo alto, sin romper paletillas y todo lo que tú ya conoces... MASACRAR en el caballo, que es lo que se hace más que a menudo, encima, a un toro que el pseudo toro... hablo de clavar banderillas en el "morrillo" como se deben clavar"

  "¿Sabías que los toros muy encastados a veces hacen clanes para derrotar al toro alfa, al líder, a veces se unen varios y matan o tratan de matar al líder... hay ganaderías concretas con casi un 50% de “bajas” por cornadas".

  De todo lo apuntado, lo que más me interesa es la explicación que da sobre determinadas aptitudes y actitudes que muestra el toro durante la lidia, introduciendo conceptos como los de su "bravura" o de su "mansedumbre".

 ¿Es capaz el toro de lidia, "herido en su orgullo", de buscar al torero con la única intención de matarlo? ¿Es capaz el toro de lidia de combatir con dureza hasta morir para establecer su dominio en la arena de un coso taurino? ¿Es capaz el toro de lidia de desarrollar su instinto natural de dominancia sobre una especie diferente a la suya?

¿Podemos pensar que en un corto espacio de tiempo, el que dura la lidia, el toro puede sentir la necesidad de demostrar su supremacía teniendo en cuenta que la jerarquización en cualquier especie animal que establezca su modelo de convivencia en base a ella, requiere de mucho tiempo de aprendizaje para que alguno de sus miembros se plantee el asalto al poder de una manada?

  ¿Podemos establecer que las respuestas del toro ante los estímulos que perciben sus sentidos, y que tienen su máxima expresión en el sufrimiento y el dolor que se le provoca, son similares a los que puede desarrollar en compañía de los de su misma especie en el territorio que habita?

  Creo que es evidente que no. Y no lo es, porque no creo que un herbívoro, ante un ambiente hostil y en un medio que le provoca miedo y con el jamás ha tenido contacto previo, esté interesado lo más mínimo en hacerse dueño de la situación, en establecer un status jerárquico ante un grupo humano formado por los toreros y sus subalternos. Lo que el toro hace durante la lidia es defenderse ante estímulos aversivos con un fin diferente al que podría darse cuando inicia y lleva a cabo un ataque contra otro toro en el medio en que vive, en su hábitat natural, e incluso hacia un ser humano que entra en su territorio invadiendo los límites establecidos como zona de escapatoria o huida, de los carece en una plaza.

  No creo que un toro de lidia sea capaz de procesar la información necesaria para desarrollar un instinto "asesino" hacía una especie diferente de la suya, tomando como válida la apreciación de que en determinados encastes haya toros que sean capaces de unir sus fuerzas para acabar con un macho dominante, cosa que, aún pudiendo ser cierta, me crea la duda de si realmente se persigue la muerte del macho alfa o simplemente se trata de rebajarle en su posición dentro la manada. Sabemos que en la naturaleza es bastante infrecuente, aunque se de, que los cambios en la jerarquía dentro de un grupo social supongan la muerte del animal rebajado en su status.

  Acababa de escribir lo que habéis leído, cuando he recibido una nueva aportación de mi interlocutor:

  Lo que yo creo, es que el toro tiene una necesidad imperiosa de combatir. Esa es su idiosincrasia, son animales muy agresivos, incluso en la tranquilidad de la manada, en la dehesa, se desencadenan crudas peleas.

  Para mí, el toro tiene esa necesidad de marcar a sus congéneres en el juego de la lucha por la jerarquía y el sometimiento por la dominación...  

  Cuando en algunas reatas el individuo dominante se pone a dar “estopa” le da hasta a las vacas... ¿?
El bravo parece sufrir como una ansiedad que sólo se apacigua dándole espacio... a veces el simple movimiento de las ramas los altera, no hace falta más, o una Garcilla bueyera mal posada... un Cárabo que ulule demasiado cerca... los he visto embestir a las Garcillas ¡! Y también los he visto cornear con violencia alcornoques tras una pelea ¿rabia, ira, violencia, exhibición? ¿es curioso no? 


  La dominación se la gana el bravo a través del combate o mediante exhibiciones de poder, es maravilloso ver a un “galán” pavonearse... es muy bonito, pero da mucho miedo, es un gran despliegue de poder... 

  El espacio del toro, no puede ser ocupado por nada ni nadie... donde un toro bravo pone su pezuña, es ya reino del toro... y de nadie más. Eso es lo que yo percibo... y estoy plenamente convencido de ello.

  Salvo por el último párrafo, parece que mi interpretación se podría corresponder con la realidad -un animal de manada que establece un status jerárquico-, es decir, que se ajustaría al modelo de comportamiento que se espera de estos animales; pero volvemos al ruedo, a ese espacio reducido y desconocido, en el que el toro es introducido en contra de su voluntad, y en el que nada mas salir es masacrado por el picador y los banderilleros, para posteriormente ser engañado una y otra vez con la muleta, hasta que agotado sucumbe traspasado por el estoque, y es denervado o descordado por el descabello y la puntilla, y a veces antes. ¿Podemos pensar que esta situación artificial pero real e inesperada, que de repente aparece en la vida del animal sin aprendizaje previo, se puede considerar idéntica o como mínimo parecida a las que experimenta en su estado natural, de tal manera que el toro pusiera en marcha o desarrollase comportamientos similares a los que pone en escena en la dehesa o en la explotación en la que vive? Siendo sincero, me parece que tal hipótesis es imposible...

  Admitamos que el toro combate, sí, lo hace, pero su fin no es establecer su supremacía frente al que le acosa, hiere, y burla, sino defender su vida, la que siente que se le escapa a medida que la lidia transcurre y ante la que siempre sucumbe. Sobre el indulto mejor no decir nada.

19 comentarios:

La Araña Peluda dijo...

A lo mejor tiene razón en que no deberíamos hacerles ni caso.

Alicia Redel dijo...

Me ha parecido un debate francamente interesante. Quizá a veces es bueno hablar también con las personas que tienen ideas muy diferentes y en las gruerras, ésta es una guerra de los taurinos contra los que queremos la abolición de la tauromaquia,es necesario conocer bien al contrario para montar una buena estrategia. Por lo que voy viendo, el tema económico es lo que está siendo determinante para acabar con las corridas, y por ahí creo que nosotros debamos apretar los tornillos.También creo que la juventud no tiene interés hacia los toros y se orienta, como es normal en otros países hacia pasiones deportivas o conciertos.me surge una duda que tammbién tu interlocutor taurino avanza, o sea, ¿Puede ser que el toreo esté moribundo y nosotros le estemos dando vigor? Pues en cierta parte un poco me temo que si.Por eso creo que más que la ética cuente la economía para ganar.

carlitox dijo...

A lo mejor es cierto que los antitaurinos hacen conscientes a los taurinos, de que la tradición está al borde de la muerte, y le dan un aliento a un moribundo.

Yo creo que se acerca la muerte natural, pero a paso muy lento.

La única plaza de primera en Perú, donde van los mejores toreros del mundo, es Acho. La feria taurina dura un mes. Antes habían dos ferias, una en enero y otra en octubre. Ahora sólo queda la de octubre. Cuando yo tenía diez años, entre novilladas, corridas, a veces rejones y festivales, resultaban 10 festejos aproximadamente. en el 2008; 2009 y 2010 únicamente se celebraron 5.

No obstante, en el Perú profundo, si que se celebran muchas tardes de toros durante el año. Y es que es difícil que desaparezca fácilmente un rito que envuele a un arquetipo tan importante y a una metafórica pelea tan trascendental. Eso se conseguirá el día que los humanos seamos más humanos y no antes (permíteme explayarme otro día).

Yo por mi parte seguiré yendo a todas las corridas de la feria de octubre, hasta que se dé la prohibición. Pero si quieres una confesión más: me agrada que la feria dure poco... no soportaría ir todo el año, llega un momento en que estar ebrio es un requisito indispensable para presenciar una tarde de toros.

Ojo que el que no ha visto una tarde de toros en Lima, no ha visto una tarde de toros ;).

clariana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Enrique dijo...

Lo siento Clariana, le he dado a una tecla por equivocación y te he borrado el comentario.

El problema es que ellos si lo entienden.

clariana dijo...

Bueno creía que lo había borrado yo, pero en todo caso veo que leistes su contenido.
Me gusta la labor que estás haciendo por los animales y concretamente por el toro.
¡Me cuesta entender tantas cosas! y a veces también un poco de orgullo por mi parte.
Veo que tienes buena relación con taurinos, que alguno o algunos de ellos te admiran por tu tolerancia entre otros aspectos, pero que a los antitaurinos nos silencias un tanto.
Habrás visto que es el tercer comentario que he borrado, =creo que yo=, pues ya no lo sé en este tercero, por lo que me dices.
En fin, que por la labor que haces tan importante y por el respeto que te tengo pienso que mereces de todas todas que te desee otra vez y ahora sin borrarlo un FELIZ AÑO NUEVO, que nos haga mejores a todos como tu dices, pues yo ya lo he empezado un poco mal con toda esta historia y tambien con lo que ha pasado con un blog amigo "MABEL" y el blog de un amigo tuyo taurino "Carlitox"

José Enrique dijo...

Pues no sé, igual lo borraste tú, pero da igual. Vi que decías que no entendías... Lo que no me quedó claro es el qué no entiendes. No sé que ha pasado con el blog de Mabel y de Carlitox. Con éste último me ha pasado lo mismo que con el que me dió a conocer sus confesiones... Los dos empezaron con insultos y con descalificaciones, y los dos me han demostrado que en este debate no sirven las incompresiones. Ellos saben que lo que yo digo es cierto, y me aportan su visión de la tauromaquia como aficionados que son. No puedo enemistarme con el mundo que me rodea, no puedo hacer bandos porque unos seamos antis y otros pro. Mi familia está repleta de taurinos, por poner un ejemplo. El debate y el dialógo es necesario, y si te digo la verdad, ultimamente me estoy encontrando más enemigos en los que están en mi lado que en el contrario. Es curioso... Los "mios" me descalifican por ser omnívoro, y hay alguno que incluso se atreve a cuestionar que pueda ser antitaurino por comer carne y pescado, lo que me está llevando a cuestionarme si realmente debo seguir teniendoles como compañeros de viaje. Me "queman" más los radicales del animalismo que los taurinos. Y para terminar no entiendo lo que comentas de que "a los antitaurinos os silencio". ¿Me lo podrías explicar? Un beso, y feliz año.

clariana dijo...

¡Hola José Enrique!
Intentaré sintetizar pues he hecho un comentario larguísimo y se ha cortado la conexión con tu blog e incluso se ha apagado el ordenador.
Te voy a explicar concretamente lo que me pasó para decirte lo de "silenciar" no es exacta la expresión, debía haber dicho que muchas veces no contestas los comentarios. Ésto lo entiendo pues debes de tener mucho trabajo con tu profesión y todo lo que comporta y lo que haces de extra.
Lo que me molestó es cuando te habíamos hecho dos comentarios otra persona y yo, no los contestastes, bueno ésto no me molestó, pero luego entro tu amigo taurino y le contestastes y felicitastes el año. Yo pensé que podías habernos saludado, allí no te podía felicitar porque el comentario lo hice el 8-12 y este último vino después. Creo que no lo hicistes con ánimo de ofender a nadie pero yo me sentí bastante mal. Ahora visto a distancia creo que no fui justa en generalizar y decir ésto de "silenciar a los antitaurinos" por ello te pido disculpas.
Entiendo lo que dices sobre el vegetarianismo y ser antitaurino, son cosas diferentes y también se puede ser muy injusto si se confunden. Yo soy vegetariana por convicción desde adolescente, por sentir pena por los animales, pero no lo pude practicar hasta que me fui de casa.
No te puedo explicar lo de Mabel, porque temo que me vuelva a pasar lo de antes, está relacionado con el tema antitaurino y los insultos y se ha creado un debate en el blog de Carlitox, pero al final no ha ido mal del todo creo. Y finalmente creo que tu lucha contra el sufrimiento de los animales y del toro es más que una garantía, no necesitas más. Gracias y perdóname, a veces habría que frenar a tiempo los impulsos. Un beso.

José Enrique dijo...

Es cierto que en muchas ocasiones no contesto los comentarios. Sí lo suelo hacer cuando el que los deje plantea alguna duda o pregunta... Además algunos amigos de los que opinan los tengo añadidos en facebook como Alicia o Araña, y me comunico con ellos a través de ese medio. Siento que haya saltado otro debate mal llevado entre Mabel y Carlitox, y veré a ver de que se trata. Gracias por tus ánimos y tu comprensión, y por supuesto que te deseo un feliz año.

Mabel G. dijo...

Agradezco tu interés por el asunto CARLITOSX/MABEL POR UN MUNDO MEJOR (aunque aún no he podido leer el mensaje al que te refieres y que le enviaste a Carlos)
También le agradezco su amistad y buen hacer a Clariana, poseedora de un gran corazón solidario y artístico. Como este asunto fue traído a colación en esta entrada, no me siento atrevida al querer enseñarte la respuesta que puse en mi blog con respecto a dicho asunto... y no sé si la has leído:

"Realmente espero que este sea un episodio único en su tipo y que no se vuelva a repetir... por lo doloroso del asunto que estos enfrentamientos incivilizados producen.
.......................
Realmente Carlos X se aproximó a mi blog con educación y cautela y yo, al saberlo taurino, me disparé como una bazooka, por obvios motivos de rechazo a todo lo relacionado con esa práctica salvaje.
.................
Un amigo muy querido me dijo "pagaste, lo que sólo es una "faltita" de sensibilidad de Carlos con un eructo desenfrenado" y tiene razón!
Y.. ¡es cierto! ¡por ahi no va la cosa, la comunicación tiene que llegar a todos los ámbitos, si no yo también me convierto en CromagnonA
Agradezco a todos mis amigos que dieron la cara por mí, que me aconsejaron y me mostraron su afecto como así también a los que lo hicieron entre bambalinas...
........................
No estoy "fumando la pipa de la paz", no podría hacerlo con los taurinos ni con los sacerdotes NUNCA, estoy, civilizadamente, tratando que estos choques no se repitan (y lo digo por mí, principalmente, ya que soy muy volátil con los asuntos relacionados al sufrimiento de los animales inflingido por el llamado "Homo Sapiens")
Un saludo desde Argentina."
.........................
Gracias por tu espacio.

José Enrique dijo...

http://divergencia-carlitox.blogspot.com/2011/01/el-mundo-de-mabel.html

Aquí los tienes, Mabel.

Mabel G. dijo...

Gracias, lo acabo de leer, José Enrique.

clariana dijo...

Estoy siguiendo todo ésto y pasándome por blogs antitaurinos que realmente encuentro interesantes por la temática que tratan, después de las reflexiones que he encontrado por parte de Blog Veterinario.
Bueno yo me voy a definir como antitaurina y vegetariana, pues estoy contra el sufrimiento de los animales y más si es gratuito como lo es el de un espectáculo. El arte, los espectáculos tienen que partir de una ficción "del como sí..." no es necesario hacer sufrir ni matar a animales vivos para esta finalidad. (Creo que lo leí de la escritora Eido Freire.) y no puedo estar más de acuerdo.
Que J. Enrique estés más que "quemado" de los antitaurinos y de todo lo relacionado con el tema lo entiendo, pero piensa que no todos pueden tener la preparación que tú tienes tanto científica por tu condición de veterinario, como dialéctica por la buena forma en llevar el tema que tienes, sin descalificar a nadie.
Yo entiendo a Mabel y la admiro por su esforzada y gran lucha que lleva antitaurina, creo que también está preparada ética y dialécticamente. El problema es que a veces, si entran en tu blog y empiezan a insultarte te provocan, y es muy dfícil contenerse.
No dudo que algunos taurinos o muchos no lo sé, sean buenas personas, pero lo que no puedo aceptar es que entendiendo el sufrimiento que pasa el toro en la plaza, no sacrifiquen su afición para evitarle ese gran dolor.
Por éso José Enrique entiendo tu posición, -también leí que estás en la línea de Mabel- como así me consta por tus publicaciones en tu blog.
La entiendo por la labor digamos pedagógica que ejerces en ese sentido con los taurinos, tratando de que vean algo más que el torero y el capote.
Bueno no pararía de escribir y explicar lo que pienso y siento, y lo hago aquí porque es un blog pacífico. El de Mabel también me gusta, pero tiene demasiados detractores.
Le debía este comentario a Mabel en tu blog, bueno y a tí, pues no me quedé tranquila con ella cuando leí como se justifcaba aquí en Cavicornio por lo de los insultos, pues yo cité el tema en este espacio para tu información. Bueno quiero no volver, pero no sé qué me pasa, a ver si me olvido y dejo el lugar para otros visitantes. Un saludo.

Onlywolfgirl dijo...

Es increíble leer las cosas que puede decirte un taurino. En tu entrada hay ''confesiones'' que la mayoría de taurinos intentan evitar que salgan a la luz, puesto que luego las podemos utilizar en su contra. Buen blog, gracias por seguir luchando por la defensa de todos los animales.
Un saludo.

José Enrique dijo...

No sabes la cantidad de taurinos que conozco que opinan igual que éste. Saludos.

José Enrique dijo...

No, Clariana, no es que esté quemado con los antitaurinos, es que hay cosas que no deberían decir. Te pongo el ejemplo del libro de Mosterín, "A favor de los toros" en el que todavía sostiene que a los toros, antes de ser lidiados, se les somete a algunas prácticas como untarles los ojos con vaselina, introducirles algodón de estopa en la nariz, golpearlos con sacos de arena en los riñones... Pero hombre, por favor, ¿quién se acerca a un toro bravo antes de salir al ruedo para hacerle esas cosas? ¿Le duermen antes para meterles la estopa en la nariz? Y no digo que el libro no tenga cosas interesantes, que las tiene, pero hay que cuidar un poco lo que se dice, y en el caso de Mosterín especialmente.

clariana dijo...

José Enrique,
No he leído el libro del filósofo Mosterín, pero me encantó su intervención en el Parlament, que seguí a través de los vídeos, así como la tuya, la de Espido Freire, la del torero que se convirtió en antitaurino después del horrible sufrimiento de un toro que presenció en un momento de su vida y la de cada uno de vosotros, que sin estas extraordinarias actuaciones, haciendo servir la dialéctica y vuestros conocimientos especializados en cada uno de los ponentes, no se hubieran conseguido los resultados que se consiguieron en Catalunya y que llevaron a la abolición de las corridas en todo su ámbito a partir del 1-1-2012
Supongo que debió de tener alguna información falsa para poner ésto, a mí también me parece un poco extraño, tú lo sabrás mejor que eres veterinario, pero lo que sí sé, es que los encajonan bastantes horas antes de sacarlos a la plaza y algunas otras barbaridades que les hacen con anterioridad a la corrida. Por éso entiendo que Mosterín se ha podido equivocar.
Te agradezco que seas como eres.

clariana dijo...

Otra vez estoy por aquí, ¡qué remedio! si me equivoco...
Esta tarde he estado viendo otra vez algunos de los vídeos del Parlament y tengo que rectificar:
Dije en mi comentario anterior "el torero que se convirtió en antitaurino" y era "el taurino que se convirtió en antitaurino."
Me impactó ese vídeo, en él se puede constatar la importancia que tiene la educación en los niños, la gran influencia de los padres, lo que pudo marcarlo todo ésto y su gran salto a los 35 años dándose cuenta por él mismo de su grave error al contemplar un toro que se desangraba por todas partes. Bueno tú ya lo conoces, es muy interesante la historia.

José Enrique dijo...

Sí, Antonio Moreno es un gran activista antitaurino desd el día que se fue capaz de mirar al toro en vez de al torero.